Redes Sociales: campo de manipulación y automanipulación.

Sabemos que en muchas ocasiones somos víctimas de la manipulación mediática, a veces de formas muy sibilinas y casi imperceptibles. La manipulación no es ni mucho menos evidente a nuestros ojos, los mejores métodos son aquellos que no son detectados. Y en ese sentido hoy en día vivimos una situación en la que ni siquiera son necesarios los grandes medios de comunicación para hacer efectiva esa manipulación, los propios ciudadanos y usuarios de internet, a través de las redes sociales, foros, blogs, etc, tendemos a crear esa manipulación, amplificarla y difundirla. Vamos a intentar estudiar algunos posibles métodos que podemos aplicar para evitar convertirnos en pieza en el engranaje de la manipulación mediática parando la automanipulación.

“Cuando las personas no aprenden las herramientas de juicio y se limita a seguir sus esperanzas, las semillas de la manipulación política se siembran”

Stephen Jay Gould, divulgador científico estadounidense

Vamos a tomar como referencia las diez estrategias de manipulación mediática formuladas por Noam Chomsky de las que ya hemos hablado en este blog y que resumimos aquí brevemente.

1- Distracción.
2- Crear problemas y ofrecer soluciones.
3- Gradualidad.
4- Irremediable y a futuro.
5- Hablar al público como a niños.
6- Emotividad frente a reflexión
7- Ignorancia
8- Mediocridad
9- Autoculpabilidad
10- Conocer a la sociedad más que ella misma.

A priori, por ejemplo, podemos comprobar que las Redes Sociales actuales parecen diseñadas precisamente para convertirse en una pieza más del engranaje de manipulación mediática ya que inciden en todos los puntos anteriores, en todas las estrategias posibles de manipulación:

1- Las redes sirven para entretener y distraer con múltiples aplicaciones asociadas, juegos, debates lúdicos, etc. Basta con observar los contenidos difundidos por multitud de páginas, grupos, etc, uno de sus mayores objetivos es la distracción. No es que sea algo negativo en sí siempre y cuando no contribuyan a mantener a la sociedad ajena a los problemas reales que afronta el ser humano.

2- Las redes sociales contribuyen a difundir rápidamente y engrandecer problemas que quizás estadísticamente no sean tan importantes, esto contribuye a que se genere un clima de necesidad de toma de decisiones hacia ciertos problemas.

3- Gradualidad, es muy parecido a la anterior estrategia sólo que de una manera mucho más segmentada y progresiva en el tiempo. Una serie de noticias difundidas hábilmente y con los elementos necesarios para convertirse en virales contribuyen a que poco a poco se vayan tomando medidas que en otro tiempo hubieran sido impensables.

4- El entorno digital también se convierte en un altavoz de medidas que se consideran como irremediables en función del contexto social. Noticias, información, datos estadísticos empujan a crear el clima apropiado para la aceptación de medidas sociales que de otra manera serían rechazadas casi con toda seguridad.

5- Podemos observar como muchos de los contenidos estrellas en redes sociales tienden a infantilizarnos, hacernos volver a una edad de protección, seguridad, despreocupación y juego.

6- Al igual que en la anterior estrategia también podemos comprobar como en las redes sociales el contenido que apela a la emotividad más que a la reflexión del individuo tiende a tener más éxito. El ser humano buscamos, ante todo, dar sentido a nuestras emociones e incluso expresarlas por encima de la reflexión o el análisis de la realidad que nos rodea.

7- La cultura de las redes sociales tiende a hacernos pensar que no es necesario aprender mucho más ya que todo se encuentra en internet. Olvidamos o desatendemos cuestiones técnicas o de conocimiento porque pensamos que si en algún momento queremos aprender algo sobre ello nos bastará con acudir a Google, a la Wikipedia o algún videotutorial. Tendemos así a una cultura de la ignorancia o de la especialización sólo en los campos que nos incumben directamente en nuestra vida.

8- Tendemos también a través de las redes sociales a ridiculizar a aquellos usuarios demasiado “eruditos” a aquellos que ante todo intentan dar información en torno a las cosas. Si antes la figura del empollón (alguien estudioso y con gran inteligencia) podía llegar a ser objeto de burlas hoy en día existen figuras parecidas en las redes sociales de internet que también pueden llegar a ser menospreciados por los demás usuarios. Se contribuye a una cultura de la ignorancia, se vende la idea de que el que menos sabe es más feliz.

9- Las redes sociales pueden llegar a convertirse en mentideros de mensajes que contribuyen a aumentar el sentimiento de culpabilidad del ser humano en torno a lo que le está sucediendo. Problemas como la ecología, el estado del planeta, los recortes sociales, etc, siempre encuentran en las redes sociales la forma de dirigir la responsabilidad hacia el ciudadano engrandeciendo el sentimiento de culpa que nos hace inmovilista hacia las soluciones.

10- Y por último sin duda las redes sociales al igual que buscadores como Google son una fuente de conocimiento del consumo, hábitos, deseos de los internautas y por lo tanto de la sociedad que permiten a las grandes multinacionales y gobiernos poder conocer mejor a la sociedad.

¿Qué estrategias seguir para evitar estas posibles manipulaciones y sobre todo para no contribuir nosotros mismos a difundir y hacer triunfar dicha manipulación? Lo iremos viendo en sucesivas entradas en PidoLaPalabra.

 

Imagen: Chris Potter en Flickr.com con licencia Creative Commons

Autor entrada: José María Díaz

José María Díaz López. Periodista, bloggero y aprendiz de Community Manager. Interesado y apasionado por las nuevas tecnologías y por la comunicación humana en sus diversas formas.

Deja un comentario