¿Objeción de conciencia a las Redes Sociales?

Cada día las Redes Sociales (Facebook, Twitter, etc) están más integradas en nuestro día a día. Muchos usuarios ven ya como una necesidad comunicarse a través de este tipo de canales y la gran mayoría, al menos en occidente, creen que es una obligación tener algún perfil abierto en alguna de estas redes. Pero también es cierto que cada vez más, muchos usuarios, un tiempo después de interactuar en las redes sociales, descubren que quizás no les sea tan útil e incluso puede ser un peligro a su intimidad por la dificultad de borrar sus perfiles y el contenido que se ha compartido en ellos. ¿Es posible y necesaria una Objeción de Conciencia a las Redes Sociales?

“Sólo hay un problema con el sentido común; que no es demasiado común”.

Milt Bryce, experto en sistemas informáticos

 

No son pocos los que con el tiempo ven algo inútil mantener su perfil en redes sociales, otros lo consideran un peligro a su privacidad e incluso muchos consideran que las redes sociales pueden convertirse en una adicción. ¿Es necesaria la posibilidad de Objeción de Conciencia a las redes sociales? ¿Es posible hoy en día?

Bueno, la figura del objetor de conciencia es la de una persona que se niega a cumplir algún tipo de ley vigente: fiscal, por ejemplo, alegando unos motivos de conciencia. En el caso de las redes sociales se tratan de una opción voluntaria ya que ninguna ley nos obliga a crear nuestros perfiles en ellas ni a participar. Pero con ello nos referimos a aquellos que, habiendo decidido en su momento participar en ellas llegado un momento deciden lo contrario e intentan no sólo dar de baja su perfil sino eliminar todo el contenido que haya publicado en él.

Seamos responsables y protejamos a los menores

Estas opciones ya son más complicadas y en muchos casos puede resultarnos una tarea ardua y complicada con pocos apoyos legales (sobre todo porque se trata de una opción social que aún no es muy frecuente) y que es difícil conseguir al cien por cien. Uno de los principales motivos es que casi todo lo que publicamos en las redes sociales, éstas establecen en sus condiciones de servicio (que tenemos que aceptar al crear nuestra cuenta) que pueden tener un derecho de propiedad sobre ello. Es decir que perdemos el poder sobre aquello que publicamos en la mayoría de las redes sociales.

Este es uno de los motivos por los que debemos intentar educarnos en redes sociales y ser responsables antes de dar cualquier paso. Hemos pensado en masa que estar en las redes era inofensivo y ahora, poco a poco, vamos descubriendo sus peligros además de sus posibilidades.

Quizás ya sea tarde para nosotros  subsanar ese problema por completo pero debemos ser responsable y educar a nuestros hijos en su actividad en redes sociales y sobre todo preservar su imagen si son menores. Evitamos riesgos para ellos y además les evitamos problemas el día de mañana. Ellos decidirán, cuando sean adultos, si quieren publicar imágenes suyas o no.

Pronto hablaremos un poco más sobre las posibilidades para dar de baja nuestros perfiles en distintas redes sociales.

 

Autor entrada: José María Díaz

José María Díaz López. Periodista, bloggero y aprendiz de Community Manager. Interesado y apasionado por las nuevas tecnologías y por la comunicación humana en sus diversas formas.

Deja un comentario