Nuestro cerebro percibe condicionado

En nuestra última entrada hablábamos del experimento del Gorila Invisible desarrollado por Simons y Chabris en 1999. En él podemos apreciar cómo nuestro cerebro no percibe la realidad de manera fidedigna sino de manera selectiva en función de aquellos elementos en los que más atención pone, condicionantes, etc.

“Pienso que todos estamos ciegos. Somos ciegos que pueden ver, pero que no miran”

José Saramago, escritor portugués

En este experimento podemos ver un vídeo en el que seis chicos, tres del equipo blanco y tres del equipo negro se pasan sendas pelotas de baloncesto durante un minuto. Debemos contar los pases que realiza el equipo blanco con lo que nuestra mente y nuestra atención se tienen que centrar únicamente en los pases de ese equipo discriminando los del equipo negro.

La sorpresa es cómo la mitad de los que visionamos ese video POR PRIMERA VEZ no percibimos cómo una figura extraña aparece en el vídeo, esto es porque nuestro cerebro discrimina algunos estímulos que recibe porque no los considera relevantes en ese momento.

Como a mucha gente quedaba demasiado sorprendida del efecto de este experimento Daniel J. Simons desarrolló en 2010 una segunda parte del experimento que llamo The Monkey Business Illusion. Se trata de un nuevo video. Te ponemos aquí el enlace y te pedimos que, cuentes de nuevo los pases del equipo blanco.

The Monkey Business Illusion

Lo más seguro esta vez es que sí hayas estado atento a la aparición de nuestro viejo amigo el gorila, ciertamente nuestro cerebro ya está preparado para percibirlo, lo espera y sabe que va a aparecer. Pero ¿viste algo más extraño o algo a destacar?

Efectivamente, somos capaces de contar los pases del equipo negro y, a diferencia que en el primer video, casi todos habremos visto al Gorila, pero seguramente casi nadie haya percibido que, cuando aparece este personaje uno de los componentes del equipo negro quedándose éste en dos miembros únicamente.

Se vuelve a comprobar la hipótesis de que el cerebro, en ocasiones, no percibe o percibe pero no presta atención a estímulos que no espera, que no son importantes en ese momento o que directamente no se nos ha pedido.

Este experimento, además de sorprendente y educativo nos hace pensar. ¿Se aplican estas técnicas a la manipulación mediática? ¿Nos dicen los grandes medios de comunicación y ciertas estructuras de poder en qué tenemos que fijarnos? ¿Seremos capaces de no ver ciertos problemas de la sociedad simplemente porque no los esperamos o no sabemos que existen? El debate está abierto.

Autor entrada: José María Díaz

José María Díaz López. Periodista, bloggero y aprendiz de Community Manager. Interesado y apasionado por las nuevas tecnologías y por la comunicación humana en sus diversas formas.

2 thoughts on “Nuestro cerebro percibe condicionado

    Nos creemos que el ser humano es muy racional y que reflexionamos nuestras respuestas y reacciones. Sin embargo, Morgado nos recuerda que somos seres emocionales y que estamos totalmente condicionados por nuestro cerebro reptiliano que determina la fuerza de los sentimientos marcando definitivamente nuestro comportamiento.

    Sergio

    (5 marzo, 2017 -16:22)

    Muy buena reflexión!
    Aunque creo que hay una diferencia con el paralelismo entre el experimento y los medios de comunicación, y es que en el primero tenemos un objetivo y una recompensa. Encontrar el n° de pases y la satisfacción de conseguir “ganar el juego”;

    En los medios de comunicación no existe tal objetivo, salvo si es personal, por ejemplo, complacer al jefe que tiene cierta ideología política y así sacar rédito profesional.

Deja un comentario