Neolenguaje, ¿realidad o ficción?

El neolenguaje es un idioma inventado por George Orwell para su novela distópica 1984. Se trata del lenguaje utilizado por el régimen dictatorial que domina el continente europeo en dicha novela y se emplea para controlar a la población y manipular la historia y la información. ¿Es ficción o hay algo de realidad en ello? ¿Existe una especie de neolenguaje en el mundo en el que vivimos utilizado por gobiernos y organismos supranacionales?

“En un tiempo de engaño universal – decir la verdad es un acto revolucionario”

George Orwell, escritor británico en su novela 1984

En 1984 el neolenguaje o nuevahabla es utilizado para eliminar palabras críticas hacia el sistema dominante. Hay una infinidad de palabras prohibidas del antiguo idioma inglés (conocido en la novela como viejalengua, absolutamente prohibida) así como se acuñan términos nuevos como, por ejemplo el “crimental” o “ideadelito”, uno de los mayores crímenes para el Partido gobernante, el crimen de la mente al pensar algo distinto a la postura oficial del régimen en cualquier cuestión.

También se utilizan términos antiguos pero absolutamente modificados sus significados como es el caso de “libertad” por ejemplo, al que se le despoja totalmente del significado tal y como lo conocemos en nuestro mundo.

Otra de las técnicas que se utilizan en el neolenguaje es la reducción al máximo del lenguaje y su riqueza. Hay una enorme reducción de términos simplificando mucho el número de palabras utilizadas por el pueblo, el objetivo es limitar su pensamiento, cuanto menos lenguaje utilicen las personas más difícil le resultará comunicar sus estados de ánimo, por ejemplo, o sus ideas progresistas. Incluso hay una cierta parte del lenguaje sólo permitida para utilizar en determinados ámbitos, como por ejemplo el científico. Un ejemplo de esto es que se elimina la palabra malo y se cambia por Nobueno.

Quizás más adelante hablaremos un poco más sobre cómo idea George Orwell su neolenguaje. Pero si realmente os interesa el tema os recomiendo que leáis la novela, sin duda os hará pensar y plantearos cosas. De todos modos más adelante hablaré más específicamente sobre ello. Hoy más bien el objetivo es lanzar la reflexión sobre hasta qué punto el neolenguaje existe en la vida real que vivimos.
En los medios de comunicación, en el lenguaje político, ¿acaso no hay un esfuerzo por cambiar el nombre de ciertas cosas? Pensemos la cantidad de eufemismos que se utilizan para sustituir términos negativos como crisis económica, despidos, desempleo, etc.

Las nuevas tecnologías acaso no nos están llevando progresivamente a entrar una dinámica de reducir nuestro lenguaje al máximo utilizando sólo las palabras imprescindibles para comunicar las ideas más elementales perdiendo la riqueza de nuestro lenguaje. Ahí lo dejo para la reflexión que por supuesto no acabará aquí. Esto es sólo un planteamiento.

 

Imagen: Newtown Grafitti en Flickr.com con licencia Creative Commons

Autor entrada: José María Díaz

José María Díaz López. Periodista, bloggero y aprendiz de Community Manager. Interesado y apasionado por las nuevas tecnologías y por la comunicación humana en sus diversas formas.

Deja un comentario