Los trolls, destrucción en estado puro

Los denominados trolls en internet son personas que se dedican a destruir, a criticar porque sí o a desprestigiar cualquier cosa que vean. Siempre han existido (incluso antes de la existencia de internet) de manera presencial, el famoso “metemierda”. Con la llegada de la red y la posibilidad del anonimato y de poder extender su trabajo destructivo hacia cualquier cosa hizo acuñar el término de “troll” en referencia a la maligna criatura mitológica. Con la llegada posterior de las redes sociales su trabajo se ha visto aún más potenciado. ¿Cómo podemos actuar para minimizar sus efectos?

“La crítica es la fuerza del impotente” 

Alphonse de Lamartine (Historiador, político y poeta francés)

 

Si os fijáis bien en la entradilla adelantamos que podemos actuar de manera que minimicemos los efectos de esas críticas troleras a nuestra marca, empresa, persona, etc, pero nunca eliminarlas, es muy difícil que la acción de estos críticos internautas no tenga su efecto.

Troll= crítica destructiva

También debemos destacar que un troll en internet no es todo aquel que critica. Nuestros clientes, nuestros usuarios o lectores, incluso nuestros amigos también nos criticarán y la crítica, de hecho, es absolutamente sana y necesaria para que nuestra labor mejore y poder aprender de nuestros errores. La diferencia es que el troll simplemente critica sin fundamento y sin motivo, su intención además con la crítica es destruir no ayudar a la mejora de nuestra labor.

“La crítica es constructiva y educadora, la de un troll sólo busca destruir”

Se pensaba que en las redes sociales la labor de los troll se vería dificultada por el hecho de que desaparece el anonimato (al contrario que en los foros), nada más lejos de la verdad, primero porque a muchos les da igual el anonimato y segundo porque hoy en día crear perfiles falsos en la red sigue siento bastante fácil.

Lo importante es tener muy en cuenta que detrás de un troll hay una persona, incluso nosotros mismos podemos habernos convertido en trolls en algún momento de nuestra vida o en alguna circunstancia o con alguna empresa o marca en concreto, (pensemos por ejemplo en cuestiones muy viscerales como la política o el deporte).

Tampoco debemos perder de vista que cuanto mayor repercusión tenga nuestra labor, sea del tipo que sea, más seguidores tendremos pero también más detractores y atraeremos muchas más críticas. El éxito lleva estas cosas incluidas. Afrontémoslo en positivo y pensemos que es bueno que “se hable de nosotros aunque sea negativamente”.

Y sobre todo hay que ser consciente de que en la vida, no podemos caer bien a todo el mundo ni esperar que todo el mundo nos aplauda. Aceptemos las críticas, incluso aunque sean sólo destructivas o dañinas.

 

Imagen: Neal B. Johnson en Flickr.com con licencia Creattive Commons

Autor entrada: José María Díaz

José María Díaz López. Periodista, bloggero y aprendiz de Community Manager. Interesado y apasionado por las nuevas tecnologías y por la comunicación humana en sus diversas formas.

2 thoughts on “Los trolls, destrucción en estado puro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *