Lenguaje sexista en los medios de comunicación.

Reconozco que he tardado mucho en escribir una entrada sobre el tema del lenguaje sexista en los medios de comunicación. Así que entono el mea culpa por la tardanza en hacerlo. Me parece un tema peliagudo y a la vez difícil de abordar. También se que hablar del sexismo en los medios me hará ganar muchos enemigos, pero como dijo Pio Baroja el grado de estupidez se mide por el número de amigos. Espero que los que me lean entiendan y respeten mi posición.

“La prolongada esclavitud de las mujeres es la página más negra de la historia de la humanidad”.

Elisabeth Cady Stanton, sufragista estadounidense.

Mi artículo lleva tiempo en la cabeza y en especial desde hace varios meses (quizás más de un año) en el que leí el artículo del blog Un Debate en mi Cabeza. Se trata de una recopilación de artículos, imágenes y titulares sexistas en los medios de comunicación. Recomiendo leerlo y agradezco de antemano a Pruden, su autor, por tan interesante, profesional y necesario trabajo. Una muestra más de que sencillos y humildes blogueros en sus ratos libres pueden hacer un trabajo más profesional y entregado que muchos de los mal llamados periodistas. Máxime cuando su artículo lo que hace, precisamente, es sacar los colores y la basura de varios de esos periodistas y medios de comunicación retrógrados, sexistas y anticuados que aún campan a sus anchas.

Sexismo en los medios de comunicación.

El sexismo en los medios de comunicación existe y lo peor es que una gran parte del público no lo detecta, no se da cuenta de ello, entre otras cosas porque utiliza patrones que tenemos normalizados aún. Vemos como algo normal. Basta con señalar, como muy bien hace Pruden en el artículo mencionado, que aún el periódico más vendido en España, de temática deportiva, ofrece en su contraportada una imagen de una modelo, famosa o mujer de deportista con sus curvas esculturales y con un titular alusivo a su belleza.

Mientras cosas como estas no cambien seguiremos sufriendo el machismo en los medios de comunicación de nuestro país. Y lo peor que seguiremos como algo normal y que no debe ser cambiado.

Mientras que detrás de una mujer no veamos más allá que su belleza física todo seguirá como hasta ahora, justificando lo injustificable.

Mientras detrás de una mujer que consigue un triunfo deportivo o social o un premio cultural o científico haya un titular que denota asombro. Mientras que sigamos pensando que detrás de una gran mujer existe la mano del hombre (si lees el artículo de Pruden entenderás de lo que hablo) no avanzaremos nada.

Autocrítica.

Soy consciente de donde he nacido y cómo se me ha educado. En una sociedad como la española de finales del siglo XX, los patrones educativos con los que me formé como persona eran machistas. El humor que he vivido en parte también lo era, la manera de expresarnos también.

Si, a mi de niño mucha gente me dijo “los niños no lloran” o “no seas nenaza”. Aunque con el tiempo he sido consciente de ello e intento luchar diariamente por sacudirme esos patrones machistas se que muchos aún quedan. Quizás en mi lenguaje y en mi forma de escribir, seguramente en este mismo blog haya muchos ejemplos de ello.

Por eso pido disculpas por anticipado y educación. Pido que lo detecte me eduque, si mis fallos no los he descubierto yo quien los encuentre me los haga ver. Con respeto y con espíritu constructivo, claro está. Creo que es una tarea difícil pero entre todos y con tiempo podremos revertir esto.

PD: Recomiendo ver la película Figuras Ocultas, que cuenta hechos reales y que muestra una historia de mujeres en la NASA más allá de los grandes héroes como Amstrong que fueron los que pasaron a las páginas de la leyenda espacial. Una historia de mujeres que no conocía y que es injusto que nadie me haya contado hasta ahora.

Imagen: Un debate en mi cabeza.

Autor entrada: José María Díaz

José María Díaz López. Periodista, bloggero y aprendiz de Community Manager. Interesado y apasionado por las nuevas tecnologías y por la comunicación humana en sus diversas formas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *