Las diez estrategias de manipulación mediática

Hablaremos mucho de Noam Chomsky en PidolaPalabra, hoy queremos hacer un resumen de uno de sus trabajos fundamentales en los que se han basado posteriormente muchos estudios y muchas investigaciones destinadas a detectar la manipulación mediática. Se trata de su decálogo de estrategias utilizadas por los grandes medios de comunicación y las superestructuras para manipular la opinión pública.

El instrumento básico para la manipulación de la realidad es la manipulación de las palabras. Si tu puedes controlar el significado de las palabras puedes controlar a la gente que utiliza esas palabras.

Philip Dick, escritor estadounidense

Estrategia 1: La distracción. La primera estrategia de manipulación es ni más ni menos que la distracción pura y dura. Desviar la atención del foco principal mediante otro tipo de noticias, noticias además tendentes a contribuir a un clima de “no pensar” por parte del público, a no preocuparse por conocimientos técnicos sobre la realidad sino simplemente pensar en temas banales o meramente lúdicos. Un poco en la línea del “pan y circo” puesto en marcha por el Imperio Romano. Si nos damos cuenta los grandes medios, en especial las televisiones, están llenos de esta estrategia bajo el pretexto de “entretener” al público “dándole lo que pide”. La propia sociedad mediante su audiencia contribuye a fomentar esta estrategia.

Estrategia 2: Crear problemas y ofrecer soluciones. Con esta estrategia se busca que la propia sociedad pida soluciones a los problemas detectados. Los medios son los principales encargados de focalizar la atención en los problemas concretos forzando a la sociedad a demandar medidas para solucionarlos. Un ejemplo lo podemos ver después de las grandes desgracias o atentados terroristas, muchos han venido acompañados de verdaderas campañas para pedir medidas concretas para que éstos no se vuelvan a repetir. Muchas de estas medidas cuentan con el apoyo unánime de la opinión pública a pesar de que pueden ir acarreadas de una merma de libertades individuales.

Estrategia 3: Gradualidad. Una medida inaceptable para la sociedad se termina aplicando si se va aplicando de manera gradual. Un ejemplo lo podemos ver en las bajadas de sueldo en muchos trabajos (una gran rebaja salarial en una empresa o sector, por ejemplo, conllevaría una reacción en forma de conflicto social, pero si esta rebaja se realiza gradualmente en un largo periodo de tiempo será más fácilmente aceptada por los trabajadores).

Estrategia 4: Irremediable y a futuro. Adelantar una posible medida impopular que se tendría que llevar a cabo en el futuro anunciándola como una medida necesaria en el futuro conseguirá que la opinión pública vaya mentalizándose de su inexorable aplicación en el futuro y la acepte con mayor facilidad, (un ejemplo podríamos verlo con las periódicas informaciones sobre una irremediable rebaja de las pensiones en el futuro debido al envejecimiento de la población).

Estrategia 5: Hablar al público como a niños. Es curioso, pero si alguien se dirige a nosotros como si fuésemos niños solemos reaccionar de la misma manera. Se trata de un problema de sugestión, el resultado es que la emotividad, por ejemplo moverá nuestros actos en mayor medida que la reflexión o el pensamiento crítico.

Que el público sepa cuanto menos mejor

Estrategia 6: La emotividad frente a la reflexión. Tiene mucho que ver con la estrategia anterior. Es un método muy utilizado en dictaduras, por ejemplo, se intenta movilizar a la gente con sentimientos como el patriotismo, el miedo, la masculinidad, la valentía, frente al pensamiento crítico. La reflexión así desaparece fácilmente. (A quién no le suena la frase “¿Somos leones o huevones?”.

Estrategia 7. La ignorancia. Si no se enseña a alguien a utilizar una herramienta ésta será incapaz de utilizarla. La estrategia así se centra en no dotar a la sociedad de los conocimientos necesarios sobre cuestiones técnicas sólo al alcance de unos pocos. Esto hoy en día se complementa con una serie de términos basados en otros idiomas que consiguen que el gran público crea desconocer totalmente una cuestión más de lo que realmente lo desconoce.

Estrategia 8. La mediocridad. No sólo se anima al público a ser mediocre sino que se vende la idea de que esta actitud está de moda. Quizás ocurra desde que entramos en el colegio, quien no recuerda como el más estudioso de la clase no sólo no es popular sino que suele ser incluso motivo de burlas. La máxima de que “el tonto es más feliz” suele ser aceptada por la sociedad.

Estrategia 9: Autoculpabilidad. Esta estrategia fomenta el inmovilismo a base de destrozar psicológicamente al individuo, simplemente haciéndole creer que él es el único responsable de su situación o de sus problemas. De esta manera la crítica y la rebelión del individuo se dirige hacia sí mismo, no hacia los estamentos o estructuras responsables de la situación. Un ejemplo claro hoy en día podemos verlo en la cuestión del paro, muchas declaraciones de empresarios o dirigentes pretenden responsabilizar a los propios desempleados de su situación, (quien no ha escuchado frases como “hay trabajo para quien lo quiere buscar”, aunque la realidad, que se oculta con frases de este tipo, es que hay cinco millones de parados, por mucho que alguien busque un trabajo siempre habrá cinco millones que no puedan hacerlo porque no hay un sitio para ellos).

Estrategia 10: Conocer a la sociedad. Las estructuras responsables de la manipulación mediática invierten cada vez más dinero, esfuerzo e investigaciones en conocernos. Saber nuestros hábitos, nuestros miedos, nuestras preocupaciones, anhelos. Llegan a conocernos más que nosotros mismos lo hacemos. Un ejemplo claro lo podemos ver en la cantidad de información que Google sabe de nosotros sólo a través de lo que buscamos en internet, datos que utiliza después, por ejemplo, para sugerirnos compras de cosas que ni siquiera nosotros mismos sabemos que puedan existir.

 

Imagen: Jon S en Flickr.com bajo licencia Creative Commons. 

Autor entrada: José María Díaz

José María Díaz López. Periodista, bloggero y aprendiz de Community Manager. Interesado y apasionado por las nuevas tecnologías y por la comunicación humana en sus diversas formas.

3 thoughts on “Las diez estrategias de manipulación mediática

Deja un comentario