La “estafa de Facebook”: mantenernos enganchados.

Hace unas semanas leía en El Confidencial un artículo sobre Elies Campo que declaraba que “Facebook es la mayor estafa jamás creada” en una entrevista a Teknautas. Se trata de un ingeniero de telecomunicaciones que en 2014 consiguió un trabajo excelente y soñado en la aplicación WhatsApp pero tras la compra de ésta por parte de Facebook todo se truncó para él llegando a su salida de la compañía y lanzando frases tan contundentes como la que citaba más arriba.

“En Internet si algo es gratuito es porque tú eres el producto”. 

Elies Campo fue el primer no estadounidense que trabajo para WhatsApp. El motivo de que Campo catalogue a Facebook como la “mayor estaba jamás creada” son ni más ni menos que los objetivos de la compañía. Según él no son otros que generar servicios y productos que enganchen a los usuarios a esta red social.

El usuario de Facebook no es el centro de su acción sino los anunciantes. Esto va en contra de los ideales de Elies Campo lo que provocó que abandonara esta empresa y buscase trabajo en otra compañía de Silicon Valley con una filosofía más acorde a su escala de valores.

Facebook busca al anunciante y para conseguirlo el reclamo, el anzuelo, son los millones de usuarios y la enorme interactuación de los mismos. Así que la política de la compañía de Zucherberg es aumentar esa “adicción” a su red social.

No sólo eso sino que para conseguir esta conexión con los usuarios la compañía azul no repara en ningún tipo de criterio, hará lo que sea, desde comprar compañías pequeñas hasta copiar la tecnología de otras, con tal de ofrecer más servicios que mantengan a los usuarios conectados a la red social. Esto es lo que ocurrió con WhatsApp, según Campo.

Entender el cerebro humano.

En este mismo artículo, Elies Campo sostiene que el objetivo de Facebook hoy es “entender los cerebros humanos para poder capturar el máximo de atención posible y aumentar las posibilidades que haya un clic y una transacción que se puede monetizar”.

¿Somos en parte conejillos de indias, sujetos de experimentación en un laboratorio internauta para que una compañía aprenda cómo funciona nuestro cerebro? Comenta tu opinión sobre esta posibilidad.

 

Imagen: Roel Wijnants en Flickr.com con licencia Creative Commons

Autor entrada: José María Díaz

José María Díaz López. Periodista, bloggero y aprendiz de Community Manager. Interesado y apasionado por las nuevas tecnologías y por la comunicación humana en sus diversas formas.

Deja un comentario