Jóvenes y redes sociales. El caso de las peleas de Jumilla

Hace unas semanas apareció la noticia en los medios de comunicación españoles. Un grupo de adolescentes de Jumilla (Murcia) llevaban tiempo organizando quedadas para pelearse entre ellos. El objetivo no era la violencia por la violencia, tampoco había un motivo para golpearse entre ellos. Lo único que buscaban era grabar videos de esas peleas y colgarlos en las redes sociales. Hay varios detenidos la mayoría de ellos menores. ¿Que buscan los jóvenes en las redes sociales? ¿Qué culpa tenemos los adultos de ello?

“Los niños deben ser enseñados sobre cómo pensar, no qué pensar”. Margaret Mead, antropóloga estadounidense.

Muchas campañas se han hecho para intentar mostrar a los más jóvenes los peligros de las redes sociales. Pero casi todos se centran en una estrategia que, a mi modo de ver, puede estar equivocada: hay que tener cuidado con lo que mostramos en las redes porque lo puede ver mucha gente y puede ser peligroso.

En definitiva intentamos convencer a los jóvenes de que interactúen con cordura en las redes sociales porque si no pueden:

– Hacerse famosos y tener notoriedad.

– Y enfrentarse al peligro.

Justo aquello que más se busca en la adolescencia. ¿Y luego nos quejamos de que un grupo de jóvenes se lance a hacer este tipo de cosas?

Quizás haya llegado el momento de reflexionar un poco más las estrategias para hacer entender a los jóvenes y adolescentes las consecuencias de sus actos en las redes sociales. Y en mi opinión creo que se debería trabajar sobre la empatía y sobre la creatividad. Lo explico.

Todos hemos estado en el instituto o en los últimos años de colegio. La edad de la preadolescencia y la adolescencia y sí, buscamos nuestro grupo de amigos, ser aceptados, ser queridos, tener incluso notoriedad, ser famosos en nuestro entorno. En la sociedad de hoy en día las redes sociales digitales son una herramienta para ello y los jóvenes lo saben y las utilizan. Eso no es malo… si fomentamos la creatividad.

Creatividad y empatía.

No es malo que el joven busque compartir un contenido con el que ser aceptado por su entorno. El problema es cuando descubre que ese contenido que la dará notoriedad es una paliza, una pelea, un abuso hacia otro.

¿Por qué no fomentar en los adolescentes la creatividad para desarrollar sus contenidos? Enseñarles a hacer fotografías artísticas, a buscar la información y compartirla, el dibujo, el canto, la escritura, la solidaridad… Podrán compartir y conseguir su objetivo y a la vez fomentar su arte y su capacidad de ingenio. Convirtámoslo en la búsqueda de la belleza no de la violencia o el odio al distinto.

Y trabajemos también la empatía con ellos. Enseñémosles el efecto de sus acciones en los demás. Que sientan lo mismo que otros pueden sentir con sus acciones en las redes sociales. Mediante el juego de rol, de simulación. También hay ya literatura y películas que intentan mostrar estos valores también en el entorno de las redes sociales.

Nuestro ejemplo.

Y no me cansaré de repetirlo. Los niños, niñas y  jóvenes no hacen sino copiar sus modelos educativos. Uno de ellos somos nosotros: padres y madres, educadores, familiares. Analicemos el uso que nosotros mismos hacemos de nuestras redes sociales y en general de nuestro tiempo digital. Si los niños ven la creatividad, la solidaridad y el respeto a los demás en nuestra acción digital sin duda tendrán un buen referente para imitar en sus futuras acciones en la red.

Imagen: Orin Zebest en Flickr.com con licencia Creative Commons

Autor entrada: José María Díaz

José María Díaz López. Periodista, bloggero y aprendiz de Community Manager. Interesado y apasionado por las nuevas tecnologías y por la comunicación humana en sus diversas formas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *