Internet y comunicación: ¿Necesitamos autorregularnos?

El informe McBride señaló algunos de los problemas a los que se enfrenta la comunicación mundial y a pesar de que han pasado 35 años desde su elaboración muchos de esos peligros están aún vigentes y amenazan a la paz mundial a la vez que favorecen una situación de desequilibrio y desigualdad mundial que no favorecen el desarrollo de la humanidad. Además muchos de esos peligros hoy en día son potenciados y engrandecidos por nuestra labor en internet.

“La libertad de expresión lleva consigo cierta libertad para escuchar”.

Bob Marley, cantante y músico jamaicano.

Es lícito pensar que, si en 1980 la UNESCO pedía un compromiso a los periodistas del mundo para garantizar la libertad de expresión y de información de la población mundial, en el mundo de hoy en día en el que, gracias a los enormes avances en materia de comunicación y de nuevas tecnologías, todos hemos asumido en parte el rol de periodistas asumamos también ese compromiso.

Quizás ha llegado el momento de que comencemos a analizar nuestra labor en las redes sociales como Community Managers, responsables de marca, administradores de grupos o simple usuarios y asumamos una serie de compromisos. Es necesario que nuestra labor informativa a través de nuestros blogs, nuestra participación en wikis o foros o en nuestros podcast o canales de Youtube trabaje para garantizar esos derechos de la ciudadanía mundial. Si no asumimos este compromiso podremos denunciar a aquellos que nos manipulan pero la realidad es que nosotros estaremos potenciando también esa manipulación.

Ya el informe McBride adelantaba que una libertad de expresión que no fuera unida a un componente de responsabilidad sólo nos llevará a la distorsión de la realidad y por tanto a una manipulación de la sociedad.

A pesar del fracaso del informe McBride la UNESCO publicó en 1983 (tres años después de su publicación) una especie de Código Deontológico del Periodista que incluye deberes y derechos del periodista, ¿quizás sea bueno conocerlo e intentar aplicarlo a nuestra actividad comunicativa en la red?. Aquí te dejamos sus enunciados y te invitamos a la reflexión.

¿Código Deontológico del Internauta?

– El pueblo tiene derecho a recibir una información verídica. El ciudadano tiene derecho a recibir una imagen real y no distorsionada de la realidad así como a expresarse libremente.

– El periodista tiene la obligación de ceñirse a la realidad objetiva y auténtica.

– El profesional de la información es responsable de lo que difunde ante el público, no sólo ante el responsable del medio para el que trabaja.

– El periodista tiene derecho a no revelar sus fuentes ni a trabajar en contra de sus convicciones. También tiene la obligación de no recibir ninguna remuneración ilícita por su labor así como ni promover intereses personales que sean contrarios al bien común de la sociedad.

– El periodista debe asegurar el acceso de la ciudadanía a la información y promover la participación del público en los medios de comunicación. Aquí se incluye el derecho de rectificación y el derecho de respuesta.

– Hay un deber de respetar la vida privada y la dignidad del ser humano respetando el derecho internacional y nacional.

– El periodista se debe al respeto del interés público.

– Hay que respetar los valores universales y la diversidad cultural de la humanidad.

– El periodista no debe, con su labor, favorecer el terrorismo, la guerra o la carrera armamentística así como promover la eliminación de la ignorancia y la igualdad entre los pueblos e individuos sin distinción por razón de sexo, religión, etnia, etc.

No renunciemos a la posibilidad de reflexionar sobre estos puntos y lo que nosotros mismos hemos hecho por cumplirlos… o violarlos.

 

Imagen: Ed Yourdon en Flickr.com con Licencia Creative Commons

Autor entrada: José María Díaz

José María Díaz López. Periodista, bloggero y aprendiz de Community Manager. Interesado y apasionado por las nuevas tecnologías y por la comunicación humana en sus diversas formas.

2 thoughts on “Internet y comunicación: ¿Necesitamos autorregularnos?

Deja un comentario