Falsificar tweets es facilísimo

Hemos hablado de manipulación en internet y las redes sociales de muy distintas formas. Solemos pensar que la manipulación es siempre una acción oculta, bien escondida difícil de detectar. Pero lo cierto es que en muchos de los casos la manipulación o el engaño es absolutamente evidente pero por culpa de nuestro mínimo esfuerzo para intentar detectarlo consigue que ésta tenga éxito. Tal es el caso de la falsificación de tweets, algo tremendamente fácil de hacer como ahora te explicamos.

“La mentira es una forma de talento”

Emil Cioran, escritor y filósofo rumano

Para falsificar un tweet hay diversas formas pero la facilidad con la que podemos hacerlo con la página web Lemmetweetthatforyou es aterradora. Esta web permite que cualquier usuario, de forma anónima, sin conocimientos de informática ni apenas tiempo, pueda crear un tweet de cualquier tema y ponerlo en boca de cualquier otro usuario. Esta página genera una imagen que podemos difundir a través de las redes sociales como “prueba” de que un tuitero realmente ha dicho tal cosa y el desconocimiento de la gran parte de la sociedad hace el resto.

El funcionamiento es tan sencillo como entrar en la página web mencionada, poner el nombre de usuario al cual queremos “suplantar”, con sólo teclearlo el propio programa detecta la imagen de perfil y la añade. Después ponemos el texto del tweet que queramos y para colmo podemos modificar la fecha de publicación, el número de retweet o me gusta que queramos para darle mayor “credibilidad” y descargar la imagen resultante.

Automáticamente en redes sociales la gran mayoría de los usuarios no contrasta la información, no la pone en duda o en cuarentena, simplemente consideran  que algo que les llega a través de las redes y de un usuario que conocen es 100% cierto y hay que difundirlo. La información, aunque sea falsa, se distribuye a través de las redes a la velocidad de la luz y el desmentido total a posteriori es casi imposible.

Además debemos pensar que un usuario en las redes sociales, por norma general no se considera ni legal ni moralmente obligado a publicar las rectificaciones necesarias sobre las informaciones falsas que haya difundido a través de sus perfiles en redes sociales. Algo que legalmente si está establecido para los medios de comunicación en caso de que publiquen una información falsa no está igual de asumido por parte del resto de usuarios.

Podemos decir mentira que después la mayoría no rectificaremos ni reconoceremos nuestro error para subsanar el daño causado.

Volvemos a la necesidad de reflexionar y establecer algún tipo de Código de Autorregulación en las redes sociales al igual que existen códigos de autorregulación para los medios de comunicación.

 

Autor entrada: José María Díaz

José María Díaz López. Periodista, bloggero y aprendiz de Community Manager. Interesado y apasionado por las nuevas tecnologías y por la comunicación humana en sus diversas formas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *