Enfermedades por el teléfono móvil

La semana pasada hablábamos de una nueva realidad propia del siglo XXI y del mundo occidental, fundamentalmente. Se trata de la aparición de distintas enfermedades derivadas de la aparición y la utilización de internet y todo lo relacionado con ellas (chats, redes sociales, buscadores, juegos, etc). Hoy vamos a hablar de otra “familia” de enfermedades digitales propias de la sociedad en la que vivimos, en este caso las que tienen que ver con la utilización de la telefonía móvil.

“Los computadores son inútiles, sólo pueden darte respuestas”

Pablo Picasso, pintor español

Vamos a mencionar algunas de ellas y, como ya decíamos en nuestra anterior entrada, estaremos atentos a las investigaciones y avances en este aspecto para aprender a prevenir y combatir entre todos esta nueva realidad crítica para el ser humano.
Nomofobia, es una palabra creada por No Móvil Fobia, es literalmente lo que dice, fobia, miedo a no tener móvil. Hace poco leí un tweet en el que decía que todos tenemos un pequeño infarto de corazón si salimos de casa y nos damos cuenta de que nos hemos olvidado el móvil. Dejando a un lado el humor el ser humano en occidente ha desarrollado ya una dependencia atroz al teléfono móvil en muchos aspectos, para algunos supone una verdadera desgracia perder la cobertura móvil momentáneamente.

Llamada imaginaria, es la sensación de que nos están llamando al móvil cuando en realidad no es verdad. Se cree que hasta el 70% de los usuarios de teléfonos móviles la hemos tenido alguna vez. En los casos más graves incluso nuestro cerebro llega a detectar el sonido o la vibración característicos de la llamada. Este mismo síndrome se puede aplicar a casi todas las aplicaciones de mensajería móvil instantánea.

 

Imagen: Buzz Farmer en Flickr.com con licencia Creative Commons

Autor entrada: José María Díaz

José María Díaz López. Periodista, bloggero y aprendiz de Community Manager. Interesado y apasionado por las nuevas tecnologías y por la comunicación humana en sus diversas formas.

Deja un comentario