El sexting: sexo por la red y posible estafa

Hoy te explicamos lo que es el sexting. No es ni más ni menos que una modalidad de compartir sexo por internet. No mediante el envío de videos porno sino más bien de carácter escrito y mediante imágenes. También nos podemos referir a él como cibersexo, la práctica de un tipo de sexo a través de internet. De hecho el término sexting es un anglicismo compuesto de sex (sexo) y testing (escrito). Es una práctica cada vez más utilizada en especial por los internautas más jóvenes pero también presenta ciertos peligros.

“En todo encuentro erótico hay un personaje invisible y siempre activo: la imaginación”

Octavio Paz, escritor mexicano.

Hay varios estudios estadísticos pero todos muestras que es una práctica cada vez más utilizada por los adolescentes y jóvenes. Muchos de ellos reconocen que no sólo han tenido conversaciones de carácter sexual sino que han llegado a enviar y recibir imágenes de si mismos desnudos o semidesnudos. Hasta aquí se puede considerar una práctica más en internet, quizás no entendida por muchos pero respetable como cualquier otra. Cada cual disfruta de su cuerpo y de su sexualidad como le apetezca.

El problema es cuando esta práctica digital se utiliza por muchos estafadores, extorsionadores e incluso grupos más organizados para cometer un delito. Nuevas formas de delito de hecho.

El propio Departamento de Justicia del Gobierno de los Estados Unidos afirma que este tipo de prácticas está dando lugar a la aparición de nuevos delitos informáticos.

Dichas conversaciones eróticas, digámoslo así, o imágenes enviadas pueden ser utilizadas para extorsionar a la persona y conseguir cantidades económicas para impedir su publicación, o para chantajear y conseguir algún otro tipo de favor por parte de la víctima o simplemente por motivos de venganza personal.

En muchos casos los efectos no son sólo económicos sino que pueden llegar aún más allá en el caso de jóvenes y adolescentes. El acoso puede llegar a tales niveles que puede acarrear en graves secuelas psicológicas además de en suicidio.

En el caso de los menores, además, podemos encontrarnos con un caldo de cultivo y de “caza” de material por parte de pedófilos y redes organizadas cuyo objetivo es conseguir material pedófilo para compartir.

Más si pensamos que los menores suelen ser el público internauta más inocente y mejor intencionado. Un pedófilo podría hacerse pasar fácilmente por otro menor para conseguir material de este tipo. Como ya hemos dicho repetidas veces en PidoLaPalabra no se trata de escandalizarnos y ponernos a temblar sino de hablar y dialogar con nuestros hijos. Mostrarles los peligros y las recomendaciones a la vez que enseñarle a protegerse de manera inteligente contra estos peligros.

Y las claves son siempre: diálogo, confianza y ausencia de represalias hacia el menor. El menor debe de tener confianza para hablar de aquello que le ocurra, sin tapujos, sentirse respaldado y protegido por nosotros. Y sobre todo sentirse libre de contarnos todo lo que le ocurra y pedirnos consejo. Sólo así estaremos informados y conoceremos todos los peligros a los que se enfrente para poder aportar soluciones.

 

Imagen: Pro Juventute en Flickr.com con licencia Creative Commons

 

 

Autor entrada: José María Díaz

José María Díaz López. Periodista, bloggero y aprendiz de Community Manager. Interesado y apasionado por las nuevas tecnologías y por la comunicación humana en sus diversas formas.

1 thought on “El sexting: sexo por la red y posible estafa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *