El peligro de los perfiles falsos en Facebook.

Seguramente a lo largo de tu vida en Facebook o en cualquier otra red social te hayas encontrado con algún perfil falso. ¿Cuál es el objetivo de que alguien cree un perfil falso? Pueden ser varios los motivos pero desde luego no suele ser para nada bueno. Si alguien engaña es por algo. Vamos a ver los posibles motivos para que alguien cree un perfil falso en una red social.

“El arte de agradar es el arte de engañar”. Claude Debussy , compositor francés

Para ser un troll. Ya hemos hablado de los trolls, esos personajes cuya misión en internet es molestar y entorpecer. Criticar y acosar. Con anonimato es más fácil así que puede que tengan una cuenta falsa en Facebook, otra en Twitter… o cientos, depende de lo mal que tengan la cabeza.

Para publicidad. Para publicitar productos comerciales, comentarse a sí mismos, difundir en grupos sus servicios, etc.

Para espionaje. Está claro que una cuenta falsa sirve para suplantar la personalidad auténtica. Así que si lo que el “timador” quiere es espiar a alguien sin saberlo, crear un perfil falso es su mejor opción.

Perfiles falsos para cometer delitos.

Para realizar algún acoso. Tiene mucho que ver con el espionaje y con los trolls pero es un paso más. Las cuentas falsas se utilizan para acosar bajo otra identidad. Intentando así ser reconocidos y la posible acción de la justicia. Aunque en realidad las unidades de Policía Nacional y Guardia Civil dedicadas a perseguir los delitos telemáticos tienen las herramientas para dar con la identidad real del atacante.

Para ligar/sexo. Otro de los usos que se dan a los perfiles falsos es para buscar pareja y sexo, aunque sea cibernéticamente sin mostrar la identidad real. Es lo que se conoce como cibersexo. Aunque si se junta con el acoso o el delito lo llamamos sexting, el intento de estafa mediante el sexo digital. Ya hemos hablado de ello en PidoLaPalabra.

Para criticar/denunciar. Aunque puede parecer el acoso o el troll del que hablábamos antes en realidad tiene más que ver con la opción de denunciar o criticar opciones políticas o sociales. También para criticar a empresas o comercios, etc.

Para distribuir spam y malware. El objetivo es entablar conversación, ganar la confianza del atacado y después de ello distribuir información spam (generalmente de tipo comercial) o conseguir correos electrónicos para campañas de phising (obtención de datos de cuentas bancarias, tarjetas, etc) o cualquier otro tipo de malware.

En cualquier caso un perfil falso, aunque no se utilice para usos fraudulentos en sí, demuestra que su creador no tiene grandes intenciones de crear dicho perfil para nada bueno. Si alguien está ocultando algo deliberadamente no podrá ser para nada bueno.

En próximas entradas aprenderemos a detectar esos perfiles falsos y a desconfiar de sus intenciones.

 

Imagen: Karl-Ludwig Poggeman en Flickr.com con licencia Creative Commons

Autor entrada: José María Díaz

José María Díaz López. Periodista, bloggero y aprendiz de Community Manager. Interesado y apasionado por las nuevas tecnologías y por la comunicación humana en sus diversas formas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *