El informe McBride: los problemas de comunicación mundial

El informe McBride es un informe elaborado por la UNESCO en 1980 que intentó el análisis de los problemas de comunicación a nivel mundial, en especial en lo que se refiere al acceso a la libertad de expresión y a los medios de comunicación de masas. Se conoce también como “Voces Múltiples, Un Solo Mundo” y fue, sin duda un intento fallido para la resolución de dichos problemas pero muchas de sus conclusiones, desgraciadamente, continúan vigentes hoy en día.

“No existe libertad de prensa, tan sólo es una máscara de la libertad de empresa”

Arturo Jauretche, pensador y escritor argentino

Este informe recibía su nombre del presidente de la comisión encargada de su elaboración, el irlandés Seán MacBride, Nobel de la Paz. El objetivo de este informe sin duda era absolutamente altruista ya que buscaba promover la paz y el desarrollo de la humanidad a través del libre acceso a los medios de comunicación pero sin duda fue un gran fracaso, en parte, por la manipulación que se hizo de él.

Debemos tener en cuenta que su objetivo era la creación de un nuevo orden mundial comunicativo, algo que era peligroso para muchos grupos de poder especialmente en los albores de las grandes revoluciones comunicativas que han supuesto la mundialización de internet y de las herramientas de telefonía móvil.

La semilla de este informe McBride fue precisamente un discurso del ya mencionado promotor Sean MacBride en la UNESCO, en él ya describió un panorama mundial bastante negativo al hablar de una prensa y unos medios de comunicación vulnerable ante los poderes económico y político en aquel último cuarto del siglo XX. En ese mismo discurso pedía a la propia UNESCO que se encargase de estudiar esta cuestión al ser el organismo internacional responsable de este problema. El guante fue recogido y poco más tarde comenzaba el trabajo de la comisión encargada de redactarlo, encabezada por McBride y con miembros de la talla de Gabriel García Márquez, Marshall McLuhan o Hubert Beuce-Mery. El propio McBride explicó posteriormente que las propias circunstancias de creación de la comisión no le inspiraron optimismo sobre las intenciones del estudio.

A grandes rasgos las conclusiones del informe destacaban el papel de primera responsabilidad de los medios de comunicación de masas, en especial la prensa mundial, para favorecer el desarrollo equilibrado de la humanidad pidiendo a los organismos internacionales que garantizaran los medios necesarios para que la prensa desarrollara de manera efectiva dicho papel y con las mayores dosis de libertad e imparcialidad posibles. También se apostaba por la protección de los periodistas que se desarrollaban su labor informativa y que, en ocasiones, suponían una molestia para grupos económicos, gobiernos y otros grupos de poder, en especial en los conflictos bélicos.

Hablaremos más adelante sobre los grandes logros y los grandes aciertos de este informe y los motivos de su fracaso ya que, sin duda, su análisis sigue vigente en el mundo de hoy en día y no estaría mal plantearnos recuperar algunas de sus líneas.

 

Imagen: Javier Micora en Flickr.com con licencia Creative Commons

Autor entrada: José María Díaz

José María Díaz López. Periodista, bloggero y aprendiz de Community Manager. Interesado y apasionado por las nuevas tecnologías y por la comunicación humana en sus diversas formas.

Deja un comentario