Conflicto en redes sociales: las falacias.

En entradas anteriores de PidoLaPalabra hemos hablado del conflicto en las redes sociales, cómo gestionarlo, y la escucha activa. Hoy vamos a hablar un poco de las falacias. No son sino razonamientos que no lo son. Se dan en cualquier conflicto verbal y suelen dañar mucho el diálogo. Cuando se acaban los argumentos convincentes solemos recurrir a ellas para descalificar, denigrar y anular a nuestro interlocutor. Hoy aprendemos un poco más sobre todo para detectarlas e inutilizar cuando intenten emplearlas con nosotros y, por supuesto, para no caer nosotros en su utilización.

“Cuatro cosas no pueden ser escondidas durante largo tiempo: la ciencia, la estupidez, la riqueza y la pobreza”. Averroes, filósofo andalusí.

Intentar llevar un debate y una discusión de ideas lo más objetiva posible implica no tener que utilizar estos recursos como son las falacias. En resumidas cuentas son como “golpes bajos” verbales que no sólo no ayudan puesto que nos alejan del razonamiento sino que suelen servir para cortar bastante de raíz cualquier tipo de comunicación fluida y proceso empático con nuestro interlocutor.

A nosotros nos interesa ser capaces de descubrir esas falacias en las redes sociales. El anonimato, la distancia y el desconocimiento de la otra persona nos inclinan a utilizar más este tipo de recursos “sucios” dialécticamente hablando. Son una de las herramientas preferidas de los trolls y otros cizañeros en las redes sociales.

Un ejemplo de falacia:

Para que entiendas lo que es una falacia te ponemos un ejemplo:

Discutes un asunto de trabajo centrados en las responsabilidades tuyas y de tu compañero. Le haces ver a su compañero que él se ha equivocado en algo y el recurre a esgrimirte algo como “tu cállate que estas gordo y feo”. De repente para defenderse de tu razonamiento que le lleva a descubrir que él ha cometido un error recurre a intentar descalificarte como persona con argumentos además que no tienen nada que ver con tu profesionalidad en el trabajo. Esto es lo que se conoce como “falacia ad hominem” (falacia al hombre).

Existen varios tipos de falacias, desde algunas muy evidentes hasta las más elaboradas. Desde las que buscan descalificar al interlocutor hasta las que pretenden manipular tus emociones o tu sentimiento de culpabilidad, por ejemplo.

Hablar de todas ellas sería algo largo y materia de varios artículos que publicaré en su momento. Pero personalmente te invito a que ya aprendas más sobre este tema y a descubrirlas rápidamente gracias a la web de la Asociación Somos Escépticos ARP-SAPC.  Se trata de un colectivo de científicos o amantes de la ciencia en el que trabajan las falacias. Además lo hacen a través de explicaciones sencillas y muy visuales mediante viñetas. Te animo a que los visites y, sobre todo, lo compartas en tus redes sociales ya que es importante que todos conozcan este mecanismo de destrucción de ideas y debates.

Imagen:  Falacia del hombre de Paja. Fuente: Web de la Asociación Somos Escépticos  con licencia Creative Commons

 

 

Autor entrada: José María Díaz

José María Díaz López. Periodista, bloggero y aprendiz de Community Manager. Interesado y apasionado por las nuevas tecnologías y por la comunicación humana en sus diversas formas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *