Cómo funciona el Mundo Virtual de Sony

En nuestro anterior artículo hablábamos de una patente registrada por Sony que permite, en la teoría, la creación de mundos virtuales directamente en nuestro cerebro. También comentábamos las grandes posibilidades que puede ofrecer a la humanidad una tecnología así tanto utilizándola para fines constructivos como para destinos más perniciosos. Hoy vamos a intentar explicar un poco más cómo funciona este sistema.

“Somos básicamente máquinas de soñar que construyen modelos virtuales del mundo real”.

Rodolfo Llinás Riascos, Neurofisiólogo colombiano

 

El sistema patentado por Sony puede crear los mundos virtuales directamente en el cerebro humano, para ello utiliza los ultrasonidos. Mediante éstos estimula las neuronas asociadas a la percepción del cerebro con lo que nuestro cuerpo recreará el mundo virtual inducido de una manera totalmente real. Los expertos consideran que ni siquiera seríamos capaces de distinguir los estímulos reales de los inducidos artificialmente mediante este sistema. Podríamos oler, sentir, gustar, etc. de la misma manera que en la vida real.

Debemos recordar, y esto ya lo hablamos brevemente en nuestro anterior artículo, que la realidad que nosotros vemos no es la realidad material sino una interpretación hecha por nuestro cerebro de ella. Por eso el concepto de Matrix (en el que se basa la saga cinematográfica) de que nuestro cerebro interpreta una realidad inducida totalmente distinta a la realidad física podría ser perfectamente entendible. En próximos artículos intentaremos explicar un poco más el funcionamiento de nuestro cerebro a la hora de percibir la realidad.

Los ultrasonidos son vibraciones mecánicas en un rango por encima del umbral de percepción del oído humano, es decir, por encima de los 25.000 hertzios. La utilización de este tipo de ondas hacia nuestro cerebro y hacia zonas y neuronas concretas produciría los estímulos deseados. Repetimos que la tecnología está sólo desarrollada en su fase teórica pero aún no se ha elaborado en la práctica.

Desde luego un invento así sería todo un paso revolucionario en lo que al concepto de mundo virtual se refiere y que podría llegar a cambiar profundamente nuestros usos y costumbres en materia tecnológica.

Algunos científicos ya empiezan a creer en la posibilidad incluso de que algo de lo que percibimos ahora como real no lo sea sino que sea una simple creación de nuestro cerebro, tal es el caso del físico Martín Rees o el matemático John Barrow quienes llegan a especular con que toda la realidad que conocemos hoy en día sea una simple creación de un macro ordenador, un argumento casi calcado de la mencionada película Matrix.

 

Imagen: Amber Case en Flickr.com con licencia Creative Commons

Autor entrada: José María Díaz

José María Díaz López. Periodista, bloggero y aprendiz de Community Manager. Interesado y apasionado por las nuevas tecnologías y por la comunicación humana en sus diversas formas.

Deja un comentario