Acoso en la red: necesaria nuestra intervención.

Hace unos meses hablábamos del mobbing y del ciberacoso en la red. Hoy seguimos indagando en ello, en especial buscando las formas de detectar a los posibles acosadores en la red y a las víctimas de este acoso. Y sobre todo la necesidad de nuestra intervención para contribuir a que el proceso de acoso se paralice, no contribuyendo con nuestro silencio o pasividad cómplices a que el mobbing se acentúe. Para la entrada de hoy me voy a apoyar en el artículo “Mobbing: Detección del Acosador a través del lenguaje” de Marina Parés Soliva, Presidenta del Servicio Europeo de Información sobre el Mobbing.

 

“A veces el silencio es la peor mentira”

Miguel de Unamuno, escritor español

En este artículo la autora argumenta la posibilidad de detectar al acosador a través del lenguaje utilizado, entre otros motivos porque el acosador siempre buscará consciente o inconscientemente ocultar su acción de acoso a los demás. Esto en la acción en la red ocurre igual ya que el objetivo de esta persona es el mismo. Es fácil encontrar incluso un intento de inversión de los papeles dando la imagen el acosador de ser la víctima de un acoso.

Cualquier proceso de acoso no es una acción puntual sino una actitud que perdura en el tiempo, las mentiras, vejaciones, amenazas, etc, se dan durante un dilatado espacio de tiempo. También es un proceso que se da entre dos personas: víctima y acosador, pero que progresivamente se va haciendo más o menos público al menos en el entorno cercano de ambos, en especial de la víctima. Si esto lo trasladamos a las redes sociales este proceso de hacerse público puede llevarse a cabo mucho más rápido o incluso ser más evidente. Por eso es necesario estar atentos a la posibilidad de detectar ese acoso y, obviamente esto lo haremos a través del lenguaje del acosador e incluso de la propia víctima.

Esa detección de un posible acoso a través de las redes sociales nos tiene que llevar necesariamente a la intervención o al apoyo a la víctima ya que cualquier proceso de acoso se ve reforzado si cuenta con el silencio del entorno bien sea por miedo, pasotismo, etc y la impunidad de la que disfruta el acosador suele servir para acentuar y potenciar su actitud de acoso. Nuestra intervención es necesaria para paralizar el proceso de acoso o contribuir a ello.

 

Imagen: Pro Juventute en Flickr.com con licencia Creative Commons

Autor entrada: José María Díaz

José María Díaz López. Periodista, bloggero y aprendiz de Community Manager. Interesado y apasionado por las nuevas tecnologías y por la comunicación humana en sus diversas formas.

Deja un comentario